Tan ricos que no necesitan un papel dorado alrededor

Ingredientes para el relleno:

  • 1/4 de taza de puré o crema de avellana.
  • Una taza de dátiles.
  • 1/4 de taza de cacao en polvo sin azúcar.
  • 1/2 taza de almendra molida.
  • Gotitas de esencia de vainilla.
  • Pizca de sal.

Ingredientes para la cobertura:

  • Avellanas picadas.
  • Nibs de cacao.
  • Una tableta de chocolate sin azúcar.
  • Una cucharadita de aceite de coco o de oliva suave.
  • 1/2 taza de almendra molida.
  • Preparamos una crema o caramelo de dátiles: los deshuesamos y los ponemos en remojo unos 5 minutos, con el agua justa para que los cubra. Batimos hasta obtener una mezcla cremosa.
  • En un cuenco preparamos el relleno de los bombones: juntamos el puré o crema de avellanas con un cuarto de taza de crema de dátiles, unas gotitas de esencia de vainilla y una pizquita de sal, añadimos el cacao en polvo, la almendra molida y mezclamos bien. La masa tiene que ser manejable. Si sale pegajosa añade alguno de los ingredientes secos o si está muy seca alguno de los líquidos. Para endulzar más añade crema de dátiles y para un sabor más intenso añade chocolate y crema de avellanas.
  • Hacemos bolitas y las ponemos a enfriar.
  • Para la cobertura, fundimos el chocolate al baño María, junto con una cucharadita de aceite de coco o de oliva suave, y preparamos al lado un plato con las avellanas picadas y los nibs de cacao.
  • Bañamos las bolitas en el chocolate y las sacamos con ayuda de un tenedor.
  • Las rebozamos con los ingredientes del plato y las dejamos enfriar.

Esta receta es de esas que son geniales para hacer con niños, se divierten y además meriendan sano, ya que no lleva azúcar y es muy nutritivo y energético por el cacao y los frutos secos.

Pero no esperes a tener niños para probarlos, también es divertido hacerlos tengas la edad que tengas.
Si te encantan el chocolate y los frutos secos, estos serán pronto tus bombones favoritos.