Una tortilla diferente y muy jugosa

La verdad es que la tortilla de patatas tengo que practicarla más, al darle la vuelta siempre se me rompe, en cambio ésta de quinoa me sale redondita y perfecta 🙂
Los granos que quinoa se llenan de líquido al cocinarlos y hacen que al comer la tortilla ¡sea superjugosa! aunque el huevo esté muy cuajado sigue siendo muy jugosa.
Y la cantidad de cebolla y pimiento, al gusto, seguro que también está buenísima con pimiento rojo.

 

  • una taza de quinoa
  • pimiento verde picado
  • cebolla picada
  • 3 huevos
  • Sal y pimienta
  • Lavamos con agua fría una taza de quinoa. Escurrimos el agua. Ponemos a hervir dos tazas de agua y añadimos la quinoa lavada. La dejamos aproximadamente 20 minutos hasta que se consuma el agua o los granos de quinoa se abran.
  • La escurrimos bien y la estiramos sobre papel de cocina para que se enfríe y se vaya la humedad.
  • Mezclamos la quinoa con el huevo batido, la cebolla y el pimiento picados finito y le ponemos sal y pimienta al gusto.
  • Colocamos la mezcla en una sartén caliente con aceite y cuando se cocine por un lado le damos la vuelta, la cocinamos al gusto para que el huevo quede más o menos cuajado, igual que haríamos con una tortilla de patatas.