Si las galletas con chocolate ya eran ricas, con mermelada son geniales

Morder una galleta de chocolate y descubrir que lleva dentro una buena capa de mermelada casera de fresas es una sorpresa genial.
Éstas galletas de avena son muy sencillitas de hacer, después hay que reducir bastante la mermelada casera para que quede bien espesa y ponerla con mucho cuidado y paciencia en el centro de las galletas, el truco está el cariño y el cuidado, en poner un poquito, y cuando se congele añadir otro poco más, si tratas de poner demasiado de golpe se desbordará. Recuerda que lo importante es pasarlo bien y que si alguna se desborda mucho puedes comertela ya, sin esperar al baño de chocolate.

Ésta receta es para participar en el el III Concurso de Fresas de Europa organizado por Fresas de Europa

Galletas

  • 50gr de harina de avena
  • 50gr de copos de avena
  • 3 o 4 cucharadas de aceite de oliva o coco
  • 2 cucharadas de miel o sirope de agave, o arce

Relleno de fresas:

  • 150gr de fresas
  • 35gr de agua
  • 1 cucharita rasa de arrowroot
  • 1 cucharada de aceite de coco
  • 20gr de azúcar de abedul (xilitol) o el endulzante que te guste más.
  • opcional: vainilla y una cucharita de vinagre, intensifica el sabor de las fresas

Chocolate mínimo 75% para bañarlas.

Las galletas:

  • mezclamos bien todos los ingredientes
  • hacemos con las manos o un molde circular la forma de las galletas
  • las horneamos 10 minutos a 180ºC con calor arriba y abajo, y sin ventilador.

El relleno de fresas:

  • disolvemos el arrowroot en el agua (podrías utilizar maicena)
  • batimos las fresas con el agua y el arrowroot
  • añadimos el vinagre, la vainilla, el azúcar de abedul (puedes utilizar otro endulzante) y el aceite de coco.
  • cocinamos unos 10 o 15 minutos para que espese y se reduzca.
  • ponemos con cuidado una cucharadita encima de las galletas, en el centro, congelamos media hora y añadimos otra cucharadita más en cada galleta, congelamos una hora mínimo.

Baño de chocolate:

  • Derretimos el chocolate y vamos bañando cada galleta, rápido, antes de que se descongelen, y dejamos que el chocolate se enfríe encima de un papel de hornear.