Sopa de tomate y quinoa

Sopa de tomate y quinoa

Para invierno calentita y con jengibre, para verano fría y con orégano o albahaca.

Siempre me han gustado las sopas con algo que llene la cuchara, no se por que pero los caldos líquidos no me gustan, ¡me encanta que la cuchara tenga peso y se vea llena!
Como estoy tratando de reducir el consumo de refinados y de gluten, los fideos no son un buen ingrediente para las sopas, así que les añado quinoa o arroz integral que además de llenar la cuchara son más nutritivos que la pasta.

  • 250gr de tomates
  • una taza de quinoa
  • media cebolla
  • sal, pimienta, jengibre, orégano, albahaca, ajo y aceite de oliva virgen extra
  • Picamos la cebolla y la sofreímos en una cazuela con aceite de oliva, cuando empiece a ponerse transparente añadimos el ajo.
  • Lavamos y cortamos los tomates en trocitos, los añadimos a la cazuela con un vaso de agua, ponemos sal, pimienta y orégano y/o albahaca y/o jengibre a nuestro gusto y lo dejamos cocinarse a fuego medio 15 minutos.
  • Batimos bien
  • lavamos la quinoa, la añadimos a la cazuela y dejamos que se cocine unos 15 minutos más a fuego medio.
    ¡Listo! podemos poner pipas o semillas para decorar el plato y un chorro de aceite de oliva.
Pan en microondas

Pan en microondas

¡¡Una rebanada de pan en 5 minutos!!

  • 3 cucharadas de harina de avena
  • 1 huevo
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • Opcional: sal, pimienta, cúrcuma, curry, ajo en polvo, cebolla el polvo o pimentón al gusto

 

  • Mezclamos la avena, el aceite y el huevo
  • Ponemos una pizca de sal y/o las especias que más nos gusten
  • Estiramos la mezcla en un molde de silicona, tiene que quedar una capa finita, como de 1 centímetro.
  • Cocinamos 2 minutos en el microondas a potencia máxima.

Este pan, la verdad es que no es el mejor del mundo, pero es una base rica, rápida y saludable para cualquier tostada, podemos elegir las especias que le ponemos para que cambie su sabor y se adapte a lo que le vayamos a colorar después encima, ¡incluso podríamos hacerlo dulce!

Crackers de semillas

Crackers de semillas

Supercrujientes y nutritivos

Lo mejor para acompañar humus o guacamole, supercrujientes, sin gluten y con mil posibilidades, semillas, frutos secos, picantes, con orégano, con ajo o cebolla en polvo…

Son muy fáciles de hacer, y duran un montón en un envase cerrado, yo suelo aprovechar a prepararlos cuando horneo alguna otra cosa y los dejo al final que se acaben de secar bien mientras el horno se enfría.

  • 1 taza de agua
  • 1/2 taza de semillas de lino
  • 1/2 taza de semillas y pipas variadas, girasol, calabaza, sésamo, chia…
  • sal, pimienta, orégano, ajo o cebolla en polvo…
  • Mezclamos todas las semillas y las separamos en dos montones, uno de aproximadamente 1/3 del total y otro de aproximadamente 2/3 del total.
  • Trituramos con la batidora los 2/3 de semillas que hemos separado y los juntamos con el 1/3 sin picar.
  • Ponemos el agua en las semillas y dejamos reposar una media hora, las semillas de lino harán que toda la mezcla absorba el agua y se espese.
  • estiramos la mezcla en la bandeja del horno con papel vegetal, tienen que quedar muy finito, con un grosor de 1 o 2 milímetros, y lo más igual posible, ya que sinó unas zonas se hornearán más rápido que otras y podrían tostarse demasiado.
  • Horneamos 5 minutos a 180º y dejamos dentro del horno apagado hasta que la mezcla se seque bien y cruja.
  • Si queremos que tengan forma triangular, por ejemplo, antes de hornear tenemos que marcar unas líneas con una espátula por donde después partiremos los crackers.
Tortilla de quinoa

Tortilla de quinoa

Una tortilla diferente y muy jugosa

La verdad es que la tortilla de patatas tengo que practicarla más, al darle la vuelta siempre se me rompe, en cambio ésta de quinoa me sale redondita y perfecta 🙂
Los granos que quinoa se llenan de líquido al cocinarlos y hacen que al comer la tortilla ¡sea superjugosa! aunque el huevo esté muy cuajado sigue siendo muy jugosa.
Y la cantidad de cebolla y pimiento, al gusto, seguro que también está buenísima con pimiento rojo.

 

  • una taza de quinoa
  • pimiento verde picado
  • cebolla picada
  • 3 huevos
  • Sal y pimienta
  • Lavamos con agua fría una taza de quinoa. Escurrimos el agua. Ponemos a hervir dos tazas de agua y añadimos la quinoa lavada. La dejamos aproximadamente 20 minutos hasta que se consuma el agua o los granos de quinoa se abran.
  • La escurrimos bien y la estiramos sobre papel de cocina para que se enfríe y se vaya la humedad.
  • Mezclamos la quinoa con el huevo batido, la cebolla y el pimiento picados finito y le ponemos sal y pimienta al gusto.
  • Colocamos la mezcla en una sartén caliente con aceite y cuando se cocine por un lado le damos la vuelta, la cocinamos al gusto para que el huevo quede más o menos cuajado, igual que haríamos con una tortilla de patatas.
Tabulé de coliflor

Tabulé de coliflor

¿Has probado la coliflor cruda? te sorprenderá

Esta ensalada es de las más frescas del verano, y sorprende, porque parece arroz o sémola de trigo ¡pero es coliflor! mucho más ligera, además cruda tiene un sabor muy fresco y es crujiente.

  • 3 tazas de coliflor
  • 2 tazas de tomate picado
  • 1 taza de pepino rallado o en trocitos
  • 1 puñado de perejil
  • 1 puñado de hojas de menta
  • 1 aguacate
  • 1 limón
  • Aceite de aguacate
  • sal y pimienta
  • Con un rallador o el accesorio de picar de la batidora, hacemos “arroz” con la coliflor cruda
  • Le ponemos sal y pimienta y lo mezclamos bien.
  • Picamos el tomate, el pepino, el aguacate, el perejil y las hojas de menta en trocitos y lo añadimos a la coliflor.
  • Aliñamos al gusto con un buen chorro de limón y el aceite de aguacate.
Croquetas de Quinoa

Croquetas de Quinoa

¡Me encantan las croquetas! ¿y a quien no?

Se pueden hacer croquetas casi de cualquier sabor, todas se pueden hornear para que sean un poquito más saludables que fritas, pero éstas son especiales porque no llevan bechamel.

 

  • Una taza de quinoa
  • Una zanahoria rallada
  • Dos cucharadas de cebollino picado
  • Media taza de almendra molida
  • 3 o 4 cucharadas de sésamo tostado
  • Un huevo
  • Sal y pimienta.
  • Lavamos con agua fría una taza de quinoa. Escurrimos el agua. Ponemos a hervir dos tazas de agua y añadimos la quinoa lavada. La dejamos aproximadamente 20 minutos hasta que se consuma el agua o los granos de quinoa se abran.
  • La escurrimos bien y la estiramos sobre papel de cocina para que se enfríe y se vaya la humedad.
  • Mientras se enfría, precalentamos el horno, picamos el cebollino finito, rallamos la zanahoria y preparamos un plato con la almendra molida y el sésamo tostado.
  • Mezclamos 200 g de quinoa (la pesamos ya cocida) con el huevo batido, el cebollino, la zanahoria y le ponemos sal y pimienta al gusto.
  • Con la mezcla hacemos la forma de las croquetas, las rebozamos en el plato con la almendra molida y el sésamo, y las  vamos colocando en la bandeja del horno sobre un papel vegetal.
  • Horneamos entre 10 y 15 minutos a 180ºC.